Tres aspectos vitales que construyen una fuerte reputación corporativa en un mundo post pandemia

Dentro de los muchos cambios que ha dejado la pandemia, está la relación de las empresas con sus stakeholders -público de interés para una empresa que permite su completo funcionamiento-  y la manera positiva o negativa con la que se enfrentó a este desafío.

Los diferentes stakeholders perdieron o ganaron más confianza de las empresas según supieron adaptarse al impacto que la pandemia representó en la industria donde operan.

¿Entonces cómo deben las organizaciones conectar mejor con sus stakeholders y cómo identificar a éstos?

Podemos establecer relaciones para ayudar al equipo a definir cuáles son los principales stakeholders. Para aclarar el concepto, consulta alguno de los modelos de clasificación:

  • Grado de impacto X influencia
  • Grado de poder X interés X susceptibilidad
  • Grado de influencia X poder

Es fundamental conocer a las personas claves en la gestión de los stakeholders de un proyecto, o en este caso, sobre la reputación corporativa de tu empresa, ya que pueden influir en el éxito de la iniciativa en diferentes aspectos.

Los tipos de stakeholders tienen diferentes formas, aqui las 3 características principales:

  • influencia (relacionada con cuánto puede interferir el grupo en el proyecto),
  • legitimidad (qué tan organizado y oficial es el grupo) y
  • urgencia (grado de interés en el proyecto del grupo
¿Cuáles son las tendencias a observar para las compañías que desean tener éxito en el mundo de la post-pandemia?

De acuerdo con un estudio publicado por la firma Mckinsey, las tendencias que conforman la reputación corporativa para el 2022 estará determinada por tres 3 aspectos vitales que están profundamente asociados con los valores y en el propósito de las empresas.

La reputación en gran medida está construida en ser una compañía relacionada con propósitos y valores (Relevancia), con un comportamiento responsable (Integridad), y siendo coherentes en el decir y hacer (Autenticidad).

1. Relevancia a través de contar con un propósito bien definido. Aquellos fueron los días de tener un propósito general, el cual fácilmente podía ser transferido a otra compañía. Mostrando verdadera relevancia a través de valores y acciones que los stakeholder pueden relacionar para construir una mayor confianza.

Los stakeholders esperan que las organizaciones cuenten con propósitos muy bien definidos de acuerdo con su estrategia operativa de producción o de servicios.

2. Integridad, a través de un capitalismo social y un corporativismo muy activo. El impacto de la compañía en la sociedad, en el medio ambiente y en la vida de los empleados. Aquí es donde las organizaciones deben asumir un papel de agentes de cambio y ser activistas.

Por ejemplo, implementando nuevos estándares de medioambiente o creando nuevas normas para el empleo. Adaptarse a los nuevos hábitos de trabajo de forma híbrida, mejorando la calidad de los empleados, a través de una menor rigidez de lo que antes era aceptable en laborar las horas necesarias en los lugares de trabajo asignados, especialmente en las oficinas corporativas.

3. Autenticidad, que es el corazón para conectar con los stakeholders. En un contexto corporativo la autenticidad significa hacer lo que dices, lo cual hace a la comunicación aún más importante.

Es claro que la pandemia ha transformado a las organizaciones y a la sociedad en general, ofreciendo oportunidades y desafíos en la construcción de la reputación de las organizaciones viendo hacia el futuro.

Aquellas organizaciones que adopten la construcción de su reputación conectando con eficacia con sus stakeholders serán las que triunfen en el largo plazo.

 

Fuente: https://updatemexico.com/destacadas/tres-aspectos-vitales-que-construyen-una-fuerte-reputacion-corporativa-en-un-mundo-post-pandemia/