Diez claves para identificar que la cultura corporativa en tu trabajo es tóxica

La cultura laboral que tiene una empresa es determinante para que un trabajador esté a gusto o no, pues puede ser tóxica. En ocasiones no es fácil identificar qué es lo que está haciendo que no estés cómodo con tu empleo, pero sabes que hay algo no va bien. Tanto así, que te puede orillar a renunciar a tu puesto.

Entre los factores que llevan a la gente a dimitir están el salario o el horario de trabajo. A estos se suman otros que cobran cada vez más importancia, como la conciliación o la flexibilidad. Estos últimos se encuentran íntimamente relacionados con la cultura y el estilo de liderazgo que tenga una organización.

Tal vez sea tu jefe narcisista; tus compañeros, que en ocasiones te resultan agresivos, o puede que no haya nada en particular que te haga sentir mal en tu trabajo, pero tú no termines de acoplarte.

Aquí 10 señales para averiguar si estás eres parte de una cultura laboral tóxica, según varios expertos en cultura corporativa:

1. La inclusión

La inclusión y diversidad —o más bien la falta de ellas— son uno de los principales indicadores de una cultura laboral tóxica. Según una encuesta publicada por la revista MIT Sloan Management Review basada en más de 1.4 millones de valoraciones de empleados en Glassdoor, la falta de inclusión es señal de una cultura laboral tóxica. 

Una cultura no inclusiva, según Jennifer Liu para CNBC Make It, es aquella en la que los miembros de una organización no se sienten tratados de manera igualitaria o no son incluidos en las decisiones clave por su género, etnia, identidad u orientación sexual, discapacidad o edad. Esto genera un ambiente laboral tóxico y discriminatorio.

2. La rotación de personal

Otro de los mejores rasgos para identificar una cultura tóxica en un lugar de trabajo es revisar la rotación que tiene su plantilla. Si hay renuncias y despidos de manera recurrente, lo más probable es que los trabajadores estén descontentos con la organización y que, en última instancia, se trate un ambiente laboral tóxico. 

«La sabiduría popular dice que ‘la gente no deja su trabajo, deja a su jefe’, y los jefes tóxicos crean entornos que alejan a la gente», señala Marc Blinder, CEO y cofundador de Aikon, y miembro experto de la junta directiva de Fast Company. Blinder recomienda a los directivos «mantener una comunicación fluida» con sus empleados y asegurarse de que estos sepan que pueden hablar con ellos.

3. La formalidad

Llegas a la oficina y nadie habla con nadie. Pasa un rato y todo sigue igual: ninguno hace bromas, nadie le consulta una duda a otro compañero… Este es un signo inequívoco de que te encuentras en un ambiente de trabajo tóxico.

La responsable de Recursos Humanos de firmas de la lista Fortune 500, Liz Ryan, indica en Forbes que esto se ve muy bien al analizar las conversaciones entre compañeros: si las interacciones son más formales que amistosas… mala señal.

«Un recién llegado notará la energía oscura mientras que los empleados parecen ajenos a ella. Tiene sentido: los peces no pueden ver lo turbia que está el agua de su pecera».

4. La comunicación

La buena comunicación es fundamental para que no se genere una cultura tóxica en un entorno laboral. Cuando haya falta de comunicación habrá falta de claridad en los mensajes y esa ambivalencia es un caldo de cultivo ideal para la toxicidad. 

La psicóloga experta en cultura corporativa, Mercedes Valladares, señala los indicadores principales de que existe una mala comunicación.  «Diferentes empleados reciben diferentes mensajes, hay una comunicación pasivo-agresiva, comunicación constante fuera de los horarios de trabajo y falta de escucha», detalla.

5. El respeto

«Ponernos en lugar de los demás, aunque no compartamos sus pensamientos, es el primer paso para construir respeto», apunta en La Vanguardia el presidente de la consultora Lead to Change, Xavier Marcet. «Las empresas necesitan líderes respetados porque serán los primeros en respetar», aconseja.

Marcet recomienda que para que no se genere un ambiente laboral tóxico hay que construir un entorno basado en el respeto, ya que «la falta de respeto es fuente de desequilibrios entre personas y entre equipos dentro de la empresa y acaba traduciéndose en falta de respeto a los clientes».

6. El liderazgo

Cerca de un tercio de los trabajadores cuestiona a sus lideres, pero tan solo 1% se atreve a describir a sus directivos como abusivos, tóxicos o narcisistas. Esto según la encuesta de la MIT Sloan Management Review basada en las valoraciones de los empleados.

Las cualidades de liderazgo que están estrechamente relacionadas con la creación de una cultura de trabajo tóxica tienen que ver con la hostilidad, el acoso o la intimidación de los jefes hacia sus subordinados.

7. Las represalias

En relación a la anterior, el miedo a las represalias o a lo que pueda decir tu jefe cuando hagas algo mal también es otra señal de que trabajas en un ambiente tóxico. 

El fundador de Scoop, Philip Stoten, detalla que este síntoma debe ser abordado desde un punto de vista gerencial. «La estructura organizativa debe permitir una comunicación abierta y honesta, sin miedo a las represalias o a una reputación deteriorada», expresa Stoten. «Los líderes deben encontrar tiempo para charlar con el personal y no esperar a que se lo digan».

8. La jerarquía

Te incorporas a un nuevo puesto de trabajo y conoces a un montón de gente de golpe, pero hay algo que rápidamente llama tu atención: la gente le da más importancia al cargo que tienen que a la labor que se desempeñan. Si tus compañeros le dan más importancia al lugar que ocupan en el organigrama que a la función que realizan, lo más probable es que te encuentres ante un cultura tóxica.

«El estatus, la visibilidad y las ‘ventajas’ son más importantes que el éxito medido en otros criterios o que el nivel de confianza en el equipo, que ni siquiera es un tema a debatir», describe la responsable de recursos humanos, Liz Ryan. 

9. La conciliación

«Cuando tu trabajo no te permite desconectar de tus mensajes en horario de descanso, no puedes dejar de revisar el correo electrónico, ni fijar citas médicas, ni tomar vacaciones en tiempo y en forma» son ejemplos de falta de concilianión, explica Valladares, la psicóloga experta en cultura corporativa.

La escasez total de ella es una de las señales más evidentes de que en un lugar de trabajo existe un cultura corporativa tóxica con sus miembros. 

10. La arbitrariedad

Otro de los síntomas que pueden darte a entender que tu cultura corporativa es tóxica es que, ante el mismo comportamiento, dos trabajadores diferentes reciben respuestas distintas. Si tu compañero y tú hacen lo mismo y a ti te regañan y al otro no, eso significa que algo no va bien. 

«Cuando la diferencia entre lo que se dice y lo que se hace es grande, casi todo es imposible», apunta Marcet, presidente de Lead to Change. «La coherencia y la autenticidad son la base para evitar la mediocridad», resume.

¿Necesitas asesoría en gestión de la cultura corporativa para tu organización? En ANTEZANA Comunicación Corporativa diseñamos la capacitación que necesitas Productos y servicios.

Por: Ramón Armero
Fuente: https://businessinsider.mx/10-claves-identificar-cultura-laboral-toxica_vida-profesional/
Imagen: Getty Images